Saltar al contenido

¿Panel radiante o emisor térmico? Principales diferencias

Panel radiante o emisor termico

Entre los métodos de calefacción más innovadores y que mejor se están posicionando en las vidas de los ciudadanos, el panel radiante o un emisor térmico ocupan dos de los puestos más solicitados.

Disponen de una importante serie de similitudes y esto es justamente lo que hace tan difícil tomar una decisión entre los dos tipos. ¿Quieres conocer sus diferencias con pros y contras? ¡Sigue leyendo!

¿Cuál es la diferencia entre un emisor térmico y un radiador?

Hay varias diferencias entre estos dos aparatos, que te resumimos de forma clara a continuación:

  • Los emisores térmicos utilizan la inercia para proporcionar calor incluso cuando están apagados, mientras que con los paneles radiantes ocurre el efecto contrario.
  • El nivel de sequedad que se produce en el ambiente es apreciable con los paneles radiantes, no así con el uso de emisores térmicos.
  • Los paneles radiantes emiten su calor por radiación, y en el caso de los emisores térmicos el proceso se lleva a cabo por conducción.
  • El calor se pierde menos en el caso de paneles radiantes mientras la máquina se encuentra encendida.

Pros y contras de los paneles radiantes

panel radiante

  • Calienta rápido la habitación en la que se encuentre instalado y lo hace de manera homogénea. Esto implica que el calor se reparte por todas las zonas del cuarto y que por ejemplo no se estanca en el techo. No importa en qué parte de la habitación estén las personas, dado que sentirán la sensación de calor sin excepción.
  • Disponen de tecnología avanzada para acceder a diversos modos de programación y configuración, personalizando las opciones según los gustos de los usuarios o las necesidades que tengan. Uno de los buenos rasgos de esta tecnología es que aprovechando su termostato se puede tener control a la programación durante días de unas rutinas específicas de calentamiento. Por ejemplo, darle la orden a la máquina para que todos los días diez minutos antes de que lleguemos a casa ya se haya encendido para calentar la habitación o el salón.
  • No son máquinas tan caras como se pudiera imaginar y el presupuesto que necesitamos invertir en energía no es exagerado, dado que los fabricantes se están esforzando para que se pueda ahorrar dinero y que el consumo de los usuarios esté controlado.
  • Por su potencia y facilidad de calentamiento es capaz de dar temperatura a habitaciones grandes de dormitorio o, como decíamos, al comedor de una casa.
  • Su principal problema es que el sistema de calentamiento por radiación es muy efectivo a corto plazo, pero cuando desconectamos el aparato porque ya se haya alcanzado la temperatura o porque nos vayamos a dormir, no tardaremos en notar cómo el calor va desapareciendo.
  • Produce efecto de sequedad, en mayor o menor volumen dependiendo del modelo.
  • Y por último, tiene la particularidad de, salvo excepciones, tener que ser instalado en una pared, con lo que se reducen las posibilidades de transporte.

Por cierto, estos son los mejores paneles radiantes del mercado, con cientos de valoraciones positivas y en oferta:

Pros y contras de los emisores térmicos

emisor termico

  • Los emisores térmicos están a la vanguardia del mercado en diseño y en respeto del medio ambiente, siendo muy conscientes con el consumo de energía. Esto se debe principalmente a la forma en la que conservan el calor incluso después de apagados, motivo por el cual nadie se tiene que arriesgar a irse a dormir con el emisor conectado.
  • Su volumen de potencia es elevado y son capaces de calentar espacios de un tamaño respetable, consumiendo mucha energía mientras entran en calor, pero desconectándose después para ahorrar.
  • Su termostato ayuda a que el calor siempre sea el agradable y resultan muy cómodos en cualquier tipo de habitación.
  • También hay que añadir las muchas opciones de programación y distintos modos de uso que se incorporan para poder disfrutar de una experiencia personalizada. El emisor térmico es una máquina a la que se puede sacar partido en todo tipo de situaciones y con un uso que va mejorando a medida que conocemos mejor su funcionamiento.
  • Pero esto no elimina un factor importante: el sistema de programación de la mayoría de modelos es muy complejo. En ocasiones ni siquiera con el manual de instrucciones es fácil aprender a usar todas las funciones de la máquina.
  • Por otro lado, no son equipos de calefacción económicos, aunque mes a mes notaremos el ahorro, en especial si aprendemos a aprovecharnos de ese tiempo durante el cual el aparato mantiene el calor.
  • Como los paneles radiantes, aunque hay alguna excepción, hay que instalarlos en la pared para que puedan estar a salvo. A partir de ahí solo hay que enchufarlos a la electricidad.

Por cierto, estos son los mejores emisores térmicos del mercado, con cientos de valoraciones positivas y en oferta: